Mi Bautismo: Mi pacto con Dios

El día domingo fue un día muy especial para mí, fue mi bautismo en agua en mi Iglesia. Un día antes había preparado mi ropa para cambiarme, y cuando lo hacía lo hacía con cierta emoción, porque pensaba que al otro día haría algo que marcaría mi vida para siempre.

Llegué a la iglesia con mi bolsón donde llevaba todas mis cosas, saludé a algunos conocidos y me aseguré como sabría yo cuando debía irme a cambiar, me dijo un amigo que iban a avisar, que iba a ser al final del servicio. Entonces tranquilamente me fui a sentar, luego como a las 11:30 el pastor dijo que “los que se van a bautizar se pueden ir a cambiar”, con algo de nerviosismo me fui al baño, lo que me sorprendió fue que no eramos tantos, al final ese día nos bautizamos 8, la otra vez que habian habido bautizmos fueron bastantes. En lo que nos preparabamos y ellos preparaban el lugar donde nos ibamos a bautizar, pasaron las fotos y todo el rollo de la traída de la antorcha, todavía pude ver algunas, aunque no puse mucha atención, estaba nervioso y pensando en otras cosas.

Por fin nos dijeron que pasaramos, hicimos una pequeña cola, ya estando enfrente empezé a buscar con la mirada a mis papás, los ubique  rapido, mi papá estaba parado en un extremo, y mi mamá estaba sentada en la primera fila en sus rostros podía ver que estaban felices por mí, también vi a varios amig@s que también los ví alegres;  y lo que no me esperaba y no queria que pasara, pasó, nos empezaron a pasar un micrófono para hablar sobre lo que nos había hecho querer bautizarnos, yo solo sabía que era porque fue algo que me puso Dios en mi corazón hace días, que lo hacía porque le quería entregar mi vida a Él, porque quería tener ese pacto con Dios para el resto de mi vida, que estaba agradecido con Él por todas las bendiciones que me había dado. Creo que más o menos eso fue lo que dije;

Cuando por fin fue mi turno (que por cierto no esperé mucho jaja) entre en la como tina que había ahí, el agua estaba calientita, lo que agradecí bastante porque yo ya me esperaba que estuviera bien fría. Eran dos personas que me iban a sostener para bautizarme, uno de ellos es un amigo y él de primero me dijo “yo me imagino que ya aceptaste a Dios en tu corazón, como tu salvador”, le contesté que “sí, que para toda mi vida”, no tenía ninguna duda de haberlo hecho. Luego el otro, un señor, no me acuerdo exactamente que me dijo pero cito a Juan 3:15 “Para que todo aquel que en él creyere, no se pierda, sino que tenga vida eterna.” creo que me preguntó para que yo confirmara que creía en Dios y le daba mi vida a Él.

Luego fue cuando me sumergieron, sentí toda el agua caliente por unos instantes y luego me levantaron, abrí los ojos en esos instantes que estuve sumergido porque quería tener esa imagen de estar bajo el agua. Luego que bautizaban a alguien la congregación siempre aplaudia, no es para menos, y pues se siente chilero que le aplaudan a uno jajaja.

Qué sentí luego de Bautizarme? .. pues bueno felicidad, alegría, me sentía bien de haberlo hecho. Pero normal, creo que más que todo a diferencia de como pensará alguien que es para “limpiar pecados” o algo así, pues no pienso que sea así, siento más que todo es como un compromismo, un pacto con Dios, de simbolicamente decirle que trataré de ser una mejor persona, de hacer público que soy hijo de Dios, de tratar de ahora en adelante hacer las cosas de una mejor manera, de entregarle mi vida, de tantas cosas, aunque eso no significa que yo fuera una mala persona o algo así, pero es algo que significa para mí hacer la voluntan de Dios y por eso mismo tener estar en Él.

Trayendo la antorcha

El Domingo 13 de Septiembre tuve la oportunidad, primera vez en mi vida a decir verdad, de ir a traer una antorcha, actividad que fue organizada en mi Iglesia. Días antes estaba un poco emocionado, también con un poco de nerviosismo, porque por fín podría probarme y ver que tanto había mejorado mi condición física despues de algunos meses corriendo casi a diario una distancia relativamente corta, pero suficiente creía yo para aguantar bastante si me lo proponía a la mera hora.

El recorrido fue Chimaltenago-Jocotenango (municipio que esta a la par de la Antigua), salimos de la Iglesia de Chimaltenago a la de Jocotes, esos eran los puntos de partida y de llegada. El viaje a Chimaltenango estuvo bien chilero, andar con patojos y las molestaderas que se arman son bien graciosas, casi todo el camino nos fuimos compitiendo una parte del bus con la otra con un juego que alguien propuso ahí. Yo creo que hay videos y fotos de eso, pero no he logrado que me los pasen, ni siquiera fotos de la mara corriendoy todo el rollo, cuando me las pasen las voy a poner jejeje.

Cuando empezamos a correr me sentí bastante comodo con el ritmo que todos llevaban, ibamos mas lento comparado con la velocidad que yo corro, pero pensar en aguantar los 25km (aproximadamente, la verdad no sé cuantos km hay exactamente de chimal a jocotes) si pensaba que iba a estar cansado. Aguanté correr desde la alameda hasta poco antes de Parramos, un par de subidas que hay en ese tramo fueron las que me mataron las piernas, en serio que quise seguir corriendo pero ya no, me tuve que subir al bus jajaja, ya todo mojado porque por los aposentos (yo todavía iba bastante entero) nos empezaron a tirar agua, en un principio todavía me hice los quites, pero en una de esas un güiro se me puso casi que enfrente con una cubeta llena de agua, y ahí si creo que entera la cubeta me la hechó.

Me volvía a bajar como unos 5km despues de Parramos, y de ahí ya no me volvía subir, corrí casi todo el camino, solo algúnos momentos tenía que parar porque si ya iba muy cansado, la verdad me sentía mal cada vez que paraba jajaja, pero lo hacía cada vez que miraba que la mayoría del grupo que ibamos empezaban a caminar también, pensaba que tengo mucho que mejorar, la primera vez que me subí al bus sentí que me avergonzaba de mi condición xD aunque sí habia aguantado más que la mayoría.

Al final todo estuvo chilero, la experiencia de hacerlo me gustó un montón, seguro lo vuelvo a hacer el otro año; También me gustó como la gente se toma el tiempo de preparar las bolsas de agua y los cubetazos para recibirlo a uno jajaja, también hay gente que salen a aplaudir, se siente bien calidád, también como los carros le pasan pitando a uno así como dandole ánimos, y por último la satisfacción de haber ido a traer la antorcha celebrando la independencia de Guatemala.