Trayendo la antorcha

El Domingo 13 de Septiembre tuve la oportunidad, primera vez en mi vida a decir verdad, de ir a traer una antorcha, actividad que fue organizada en mi Iglesia. Días antes estaba un poco emocionado, también con un poco de nerviosismo, porque por fín podría probarme y ver que tanto había mejorado mi condición física despues de algunos meses corriendo casi a diario una distancia relativamente corta, pero suficiente creía yo para aguantar bastante si me lo proponía a la mera hora.

El recorrido fue Chimaltenago-Jocotenango (municipio que esta a la par de la Antigua), salimos de la Iglesia de Chimaltenago a la de Jocotes, esos eran los puntos de partida y de llegada. El viaje a Chimaltenango estuvo bien chilero, andar con patojos y las molestaderas que se arman son bien graciosas, casi todo el camino nos fuimos compitiendo una parte del bus con la otra con un juego que alguien propuso ahí. Yo creo que hay videos y fotos de eso, pero no he logrado que me los pasen, ni siquiera fotos de la mara corriendoy todo el rollo, cuando me las pasen las voy a poner jejeje.

Cuando empezamos a correr me sentí bastante comodo con el ritmo que todos llevaban, ibamos mas lento comparado con la velocidad que yo corro, pero pensar en aguantar los 25km (aproximadamente, la verdad no sé cuantos km hay exactamente de chimal a jocotes) si pensaba que iba a estar cansado. Aguanté correr desde la alameda hasta poco antes de Parramos, un par de subidas que hay en ese tramo fueron las que me mataron las piernas, en serio que quise seguir corriendo pero ya no, me tuve que subir al bus jajaja, ya todo mojado porque por los aposentos (yo todavía iba bastante entero) nos empezaron a tirar agua, en un principio todavía me hice los quites, pero en una de esas un güiro se me puso casi que enfrente con una cubeta llena de agua, y ahí si creo que entera la cubeta me la hechó.

Me volvía a bajar como unos 5km despues de Parramos, y de ahí ya no me volvía subir, corrí casi todo el camino, solo algúnos momentos tenía que parar porque si ya iba muy cansado, la verdad me sentía mal cada vez que paraba jajaja, pero lo hacía cada vez que miraba que la mayoría del grupo que ibamos empezaban a caminar también, pensaba que tengo mucho que mejorar, la primera vez que me subí al bus sentí que me avergonzaba de mi condición xD aunque sí habia aguantado más que la mayoría.

Al final todo estuvo chilero, la experiencia de hacerlo me gustó un montón, seguro lo vuelvo a hacer el otro año; También me gustó como la gente se toma el tiempo de preparar las bolsas de agua y los cubetazos para recibirlo a uno jajaja, también hay gente que salen a aplaudir, se siente bien calidád, también como los carros le pasan pitando a uno así como dandole ánimos, y por último la satisfacción de haber ido a traer la antorcha celebrando la independencia de Guatemala.